Cultura

El 'álbum' de nuestros héroes

El 'álbum' de nuestros héroes

A simple vista no se nota, pero debajo de un cuadro del Libertador Simón Bolívar, de José Gil de Castro, así como de la representación de José Olaya. un importante prócer peruano, del mismo artista, hay unas plantas especiales que se trajeron de Estados Unidos, que ayudan a preservar la humedad a la que deben estar las dos obras.

Mientras que la humedad promedio de Lima está en un 71 por ciento, la de Bogotá oscila entre 50 y 59 por ciento, y esto afecta considerablemente estas pinturas, que tienen alrededor de 200 años cada una.

Y por este motivo es la última vez que salen del Perú y de su casa, el Museo de Antropología, Arqueología e Historia de ese país, pues hay que preservarlas. Y por el mismo motivo, ambas pinturas tienen unos vidrios que ayudan a protegerlas. 

Esta vez vinieron gracias a los oficios del director del Museo Nacional, Daniel Castro, que un día, de visita en la embajada del país vecino y para tratar un tema arqueológico, se encontró con un libro de Gil de Castro sobre una mesa y comenzó una conversación que hoy permite ver ‘Pintores en tiempos de la Independencia: Figueroa, Gil de Castro, Espinosa’, que se inauguró la semana pasada en el museo bogotano.

Tener en Colombia la obra de Gil de Castro es, dice Daniel Castro, “un gran privilegio, pues en sus recorridos por Perú, Argentina y Chile pudo pintar a los héroes de independencia del sur del continente”.

La muestra tiene 133 obras provenientes, además, del Museo de la Nación y el Banco Central de la Reserva de Perú; los museos Histórico Nacional e Histórico Regional Presidente Gabriel González Videla, de Chile; el Museo Histórico de la Ciudad de Buenos Aires Cornelio de Saavedra y los colombianos Casa Museo Quinta de Bolívar, Museo de la Independencia Casa del Florero, Banco de la República, Museo El Chicó, Palacio Episcopal, Colegio Mayor de San Bartolomé y a coleccionistas privados.

En la exposición trabajaron dos curadoras: la argentina Laura Malosetti y la colombiana Carolina Vanegas Carrasco.

Malosetti formó parte del equipo que organizó una exposición de Gil de Castro que se exhibió entre Lima y Santiago, y también tuvo una muestra parcial en Buenos Aires.
“Fue el primer retratista de San Martín y el que hizo los retratos del Libertador que más le gustaron a él. Con la celebración del bicentenario de Colombia, el museo nos invitó a hacer una exposición en la que se pudieran poner juntos los libertadores del sur y del norte, y a los pintores que los retrataron”, cuenta.

José Gil de Castro nació en Lima en 1785 y murió en 1837. Además de artista, fue cartógrafo, topógrafo, cosmógrafo. Son reconocidas sus pinturas de Bernardo O’Higgins y José de San Martín, entre otros.

Pero, por cosas de la vida y del arte, y tal vez por el hecho de ser hijo de un esclavo libre y una liberta, nunca hizo un autorretrato suyo ni nadie lo pintó, así que su rostro no se conoce. Es más, se sabe que constantemente cambiaba su manera de firmar sus obras. 

Sin rostro, pero representado por sus manos y su talento, Gil de Castro viajó hasta el Museo Nacional para contarnos su visión de los héroes que hoy conocemos gracias a su pincel.

De ahí la importancia de lo que dice la curadora Carolina Vanegas: “Con esta muestra no solo estamos mostrando la independencia como un fenómeno continental, sino que hacemos énfasis en los pintores, la pintura y la actividad que ellos tuvieron como partícipes de la libertad”.

Dos nacionales
De Pedro José Figueroa está en la muestra la obra Bolívar con la América india, que se hizo como homenaje de la llegada del Libertador a Bogotá. “Son obras encargadas, y esto se nota, pero, además, exaltan la personalidad de los héroes”, agrega.

Y como hecho para comentar, esta obra se hizo sobre una del español Pablo Morillo, en un momento histórico en el que, seguramente por la precariedad económica de la nueva república, las relaciones rotas con España, que era el gran importador de insumos, y la distancia de otros lugares para conseguir pinturas y pinceles, encima del español quedó el Libertador.

Por eso, para ratificar este hecho, al lado del cuadro y de otro más hay radiografías que muestran cómo se hacía el cambio radical de imagen de los héroes que lograron la libertad.

Lo mejor de recorrer esta muestra es que los visitantes se encuentran con varias imágenes de los héroes y heroínas que incluyen ‘encuentros’ y ‘conversaciones’ entre las obras, pues no importa si fue en el sur o en el norte, ellos existieron y lucharon por la libertad.

Allí también están las obras de José María Espinosa. El artista que, además, fue soldado y participó en varias batallas, fue otro de los creadores que inmortalizaron al Libertador Simón Bolívar poco antes de su muerte.

La exposición se mueve en varios ejes: Cuerpos gloriosos, Paisajes heroicos, Muertes ejemplares y De súbditos a ciudadanos, en la sala de exposiciones temporales.

Pero lo más importante es que sin estos artistas, sus pinturas y sus imágenes de los libertadores, hoy no los conoceríamos ni tuviéramos los detalles de sus rostros, sus manos, sus uniformes y su satisfacción por darnos la libertad.

¿Dónde y cuándo?
Hasta marzo del 2.020. Museo Nacional, carrera 7.ª calle 28, Bogotá. Martes a sábado,
10 a. m. a 6 p. m. Domingo, 10 a. m. a 5 p. m. Informes en museonacional.gov.co