Cultura

El actor escocés Gerard Butler llega al medio siglo

El actor escocés Gerard Butler llega al medio siglo

Sus abdominales en ‘300’ lo llevaron a la fama, ha sido imagen de una importante firma de ropa, cautivó a la audiencia en numerosas películas románticas y encarnó a tipos duros y ciudadanos justicieros que luchaban por un mundo mejor. Gerard Butler, el actor que dio vida al más famoso de los espartanos, Leónidas, cumple 50 años.

Hace pocos meses, Butler aseguró a un medio estadounidense que no pensaba mucho en su medio siglo de vida. “Pero me siento bien (cumpliendo cincuenta). Me siento relajado. Siento que he sido bendecido por tener la carrera que tengo y eso me ha puesto en un lugar en el que siento que ya no tengo nada que probar”, dijo al respecto.

Gerard Butler nació en 1969 en Paisley (Escocia) y con apenas seis meses se instaló con su familia en Montreal (Canadá). Allí, la relación entre sus padres se deterioró y poco tiempo después se divorciaron. Tras la separación, cuando Butler tenía un año y medio, su madre regresó con él y sus otros dos hijos a Escocia.

Butler se crió durante 14 años con la figura de un padre ausente, ya que su progenitor permaneció en Toronto cuando el matrimonio se disolvió y no pudo volver a verlo hasta los 16, cuando fue a su búsqueda a Escocia.

El reencuentro entre el actor y su padre fue en una cafetería de Glasgow y le resultaron, según él mismo relató, “las dos horas más emocionantes de mi vida”. Su padre falleció de cáncer poco tiempo después.

Butler fue un estudiante sobresaliente, según la revista ‘Hello!’. Tras acabar el instituto, se matriculó en la Universidad de Glasgow para cursar los estudios de Derecho, en la que se graduó.

Después de obtener su diploma, comenzó a trabajar en un bufete de abogados de la ciudad. Pero los pleitos y los juzgados parecían no satisfacer al joven Butler, cuenta la publicación. No disfrutaba de su profesión: “Lo odiaba, odiaba cada minuto. No era yo. Nunca me sentí realizado, salía mucho y abusé de los privilegios de mi compañía”.

De ‘call center’ a mesero

Entre su frustrada carrera de abogado y el estrellato, Butler trabajó como teleoperador en un ‘call center’, mesero y vendedor de juguetes, entre otras ocupaciones.

Fue ‘Trainspotting’ (1996) la película que lo empujó a probar suerte en el mundo del cine. Lo marcó tanto que hizo las maletas y se mudó a Londres con la esperanza de hacerse un hueco como actor con 27 años y sin formación dramática. Al año siguiente volvió al Festival de Cine de Edimburgo, donde había visto ‘Trainspotting’, pero lo hizo ya como parte de la industria.

En 2006 llegó el papel por el que es más reconocido: el héroe Leónidas en la adaptación cinematográfica del cómic ‘300’.

A partir de la historia de épica espartana, que lo convirtió en un ‘sex symbol’, Butler siguió salvando al mundo en filmes con alto contenido de acción. Protagonizó ‘Olympus has fallen’ (2013), ‘London has fallen’ (2016) o ‘Geostorm’ (2017).

También puso su trabajo al servicio de un género muy denostado pero que tiene buena acogida en taquilla: las comedias románticas. En esta faceta, formó pareja artística con Jennifer Aniston, en ‘The bounty hunter’ (2010) y con Katherine Hegel, en ‘The ugly truth’ (2009).

Butler también ostenta un título de héroe en la vida real. En 1997, la Royale Humane Society of Scotland le concedió un diploma al valor por el rescate de un chico que se estaba ahogando en el río Tay.

El actor tiene fama de seductor; incluso, dicen los rumores que Angelina Jolie quedó tan impresionada con su masculinidad que exigió al escocés como compañero de reparto en la segunda entrega de la saga de Lara Croft, ‘Lara Croft Tomb Raider: The Cradle of Life’ (2003).

Rápido se habló de un romance entre ambos. También lo han relacionado con Naomi Campbell, Jennifer Aniston y Jessica Biel. Por años ha sido novio de la diseñadora Morgan Brown, pero las últimas noticias hablan de que hubo una ruptura. El rudo espartano parece ser un hombre difícil de ‘cazar’.

MANUEL NORIEGA
EFE Reportajes