Cultura

Débora Arango, a cielo abierto en Medellín

Débora Arango, a cielo abierto en Medellín

Bajo el cielo de Medellín, Débora Arango, una de las artistas nacionales más importantes, expone 43 de sus obras.

La muestra se llama ‘Débora Arango. Una mirada personal’ y estará en Parques del Río (cerca del barrio Conquistadores) hasta el 19 de diciembre, para llevarles a los transeúntes y visitantes una parte del legado de la artista antioqueña.

Organizada por el Museo de Arte Moderno de Medellín (MAMM)y la Secretaría de Cultura de esa ciudad, para la directora del MAMM, María Mercedes González, “esta es una valiosa oportunidad para que muchas personas que no conocen la producción de Débora Arango se aproximen a ella, se animen a visitar el museo (que guarda su legado) y tengan un aprendizaje”.

Las preocupaciones fundamentales de Arango como artista están en esta selección de obras, entre ellas “el desnudo, el placer, la religión, la mujer y la sociedad, el contexto político y el retrato como formato”, sigue.

De hecho, esta muestra confirma lo que la maestra decía de su obra y su necesidad de expresarse. “La vida, con toda su fuerza admirable, no puede apreciarse jamás entre la hipocresía y el ocultamiento de las altas capas sociales; por eso mis temas son duros, acres, casi bárbaros. Por eso desconciertan a las personas que quieren hacer de la vida y de la naturaleza lo que en realidad no son”, afirma González.

Por su parte, Emiliano Valdés, curador jefe del MAMM, dice que “estas reproducciones de las obras originales que reposan en el museo se presentarán en la mejor calidad en términos de color y tamaño”, lo que permite que quienes las vean tengan una visión importante del trabajo de la artista.

La maestra Débora Arango nació en Medellín en 1907 y murió en Envigado en el 2005. Dos grandes de su departamento fueron sus maestros: Eladio Vélez, un reconocido acuarelista, y el muralista Pedro Nel Gómez.

Aunque hay una valoración importante de su trabajo en Colombia, Arango se vio sometida a la crítica de las clases altas del país, así como de la Iglesia católica por ser transgresora.En 1986, la artista le donó al Museo de Arte Moderno de Medellín 233 piezas de su obra de arte.

CULTURA​@CulturaET