Cultura

Arturo Calle regaló una casa a familia que vivía en furgón

Arturo Calle regaló una casa a familia que vivía en furgón

La llegada de la pandemia del nuevo coronavirus al país agudizó muchas de las problemáticas presentes en el territorio nacional, pero además, en otros casos  también evidenció la solidaridad del pueblo colombiano.

En mayo de 2020 el Ejército Nacional apoyaba la entrega de ayudas por parte de la Fundación Arturo Calle a las familias más necesitadas del municipio de Soacha. Entre los 126 mil hogares beneficiados estaban Karen Irene García, su esposo Stiven Orozco y su pequeño bebé, quienes vivían en la carrocería de un furgón.

).

El furgón estaba ubicado sobre cuatro barriles en medio de un potrero y, como es de imaginar, no contaba con los servicios básicos, situación que obligaba a la familia a valerse del agua lluvia para poder satisfacer todas sus necesidades. A esto, se sumaba la proliferación de moscas y mosquitos, un ambiente nada saludable.

Acababan de iniciar su vida en pareja cuando llegaron al furgón. Un conocido de Stiven les ofreció el espacio a cambio de cuidar el lote del barrio El Limonar.

(De interés: ).

La familia del furgón y el crudo relato del pasado que los unió

Karen Irene García, de 32 años, y su pequeño bebé, Dylan Santiago Orozco García en el furgón.

Dos años después, en marzo de 2020, mientras el país estaba en vilo por la llegada del nuevo coronavirus, Karen dio a luz en el hospital del municipio de Soacha a su bebé Dylan Santiago.

Un momento de alegría, pero también de preocupación, pues sabían que había un virus circulando por el mundo y para ellos era aterrador el pensar en la posibilidad de que su niño se contagiara. 

Además, a ello se sumaron las preocupaciones diarias, pues mientras algunos colombianos acaparaban los productos de tiendas y supermercados, Stiven intentaba, trabajando en lo que fuera, conseguir el alimento para esposa y su pequeño.

(Le recomendamos: ).

Un nuevo hogar

En medio de un panorama cada vez más incierto por causa de los estragos de la pandemia, un día Karen fue sorprendida por una brigada del Ejército y la Fundación Arturo Calle. Una visita que no solo llevó alimento y pañales, sino también la esperanza de una verdadera casa.

“Fue una gloria para nosotros y algo raro para mí, porque a mí nunca nadie me ha ayudado en la vida. Trajeron mercado, pañales; fue un alivio”, relató la mujer a en una entrevista publicada en mayo.

Karen y su familia nunca imaginaron que ese día cambiaría sus vidas, pues tras conocer su historia, la Fundación Arturo Calle decidió ir más allá y empezó a conseguir los recursos necesarios para regalarle una casa a la familia.

(Además:).

Finalmente, ocho meses después de que la esperanza tacara a su puerta, el gran sueño se materializó. Eduardo Calle, presidente de la fundación, hizo la entrega oficial de las llaves del nuevo hogar de Karen, Stiven y el pequeño Dylan.

Fue una gloria para nosotros y algo raro para mí, porque a mí nunca nadie me ha ayudado en la vida

"Es un momento muy feliz para mí y quiero que esa felicidad también sea para ustedes. Quiero que hoy reciban esta casa de parte de la Fundación Arturo Calle, de la Corporación Minuto de Dios y de muchísimos colombianos que hoy se unieron para que la realidad de tener una casa propia para la familia Orozco García y para este hermoso bebé Dylan se haga realidad", fueron las palabras de Calle.

(Siga leyendo: ).

La estructura cuenta con habitación, cocina, baño, sala comedor, patio y lo más importante, tiene los servicios básicos para que la la familia no tenga que volver a bañarse con el agua de lluvia. Y, pese a que no cuentan con todos los muebles y electrodomésticos, están felices de poder tener un lugar digno en el que su hijo crezca y se divierta. 

"Aquí en la casa ya tengo el espacio que necesito, ya mi hijo puede gatear, moverse para donde él quiera y está más seguro", expresó con gran emoción Karen a Noticias Caracol. 

Tendencias